5 razones por las que 2023 será un año difícil para los mercados mundiales

Desde la inflación hasta la escasez de energía y la inestabilidad general, los mercados se preparan para un año turbulento

Los que vienen con advertencias rara vez son populares. Casandra no se hizo ningún favor cuando dijo a sus compañeros troyanos que tuvieran cuidado con los griegos y su caballo de madera. Pero, en un momento en que los mercados financieros se enfrentan a una turbulencia sin precedentes, es importante analizar la realidad económica.

Los analistas coinciden en que los mercados se enfrentan a graves vientos en contra. El Fondo Monetario Internacional ha previsto que un tercio de la economía mundial estará en recesión en 2023. La energía tiene una gran demanda y escasea, los precios son altos y están subiendo y las economías emergentes están saliendo de la pandemia en condiciones precarias.

Hay cinco cuestiones fundamentales —e interrelacionadas— que suponen un problema para los mercados de activos en 2023, entendiendo que en entornos inciertos no hay opciones claras para los inversores. Cada decisión requiere un compromiso.

Escasez neta de energía

Si no se producen cambios drásticos en el panorama geopolítico y económico, es probable que la escasez de combustibles fósiles persista hasta el próximo invierno.

Los suministros rusos se han visto reducidos por las sanciones relacionadas con la guerra de Ucrania, mientras que la arquitectura energética europea sufrió un daño irreparable cuando una explosión destruyó parte del gasoducto Nord Stream 1. Es irreparable porque la construcción de nuevas infraestructuras lleva tiempo y dinero, y los mandatos ESG hacen que sea difícil para las empresas energéticas justificar proyectos de combustibles fósiles a gran escala.

Mientras tanto, la ya fuerte demanda no hará más que aumentar una vez que China salga de su desaceleración por COVID-19. El crecimiento récord de las energías renovables y los vehículos eléctricos ha ayudado. Pero hay límites. Las energías renovables requieren elementos difíciles de obtener, como litio, cobalto, cromo y aluminio. La energía nuclear aliviaría la presión, pero las nuevas centrales tardan años en entrar en funcionamiento y puede ser difícil conseguir el apoyo del público.

Deslocalización de la fabricación

Las perturbaciones en la cadena de suministro provocadas por la pandemia y la invasión rusa de Ucrania han despertado en las principales economías el deseo de deslocalizar la producción. Aunque esto podría ser un impulso a largo plazo para el crecimiento nacional, la deslocalización requiere inversión, tiempo y la disponibilidad de mano de obra cualificada.

A corto y medio plazo, la deslocalización de puestos de trabajo desde ubicaciones extraterritoriales de bajo coste alimentará la inflación en los países de renta alta, ya que hace subir los salarios de los trabajadores cualificados y reduce los márgenes de beneficio de las empresas.

Transición a economías basadas en las materias primas

Las mismas perturbaciones que desencadenaron la tendencia a la deslocalización han llevado a los países a buscar cadenas de suministro de materias primas más seguras —y más ecológicas— dentro de sus fronteras o de las de sus aliados.

En los últimos años, la extracción de las cruciales tierras raras se ha externalizado a países con abundante mano de obra barata y regulaciones fiscales laxas. A medida que estos procesos se trasladen a jurisdicciones con altos impuestos y salarios, habrá que replantear el abastecimiento de materias primas. En algunos países, esto provocará un aumento de las inversiones en exploración. En aquellos que no puedan abastecerse de materias primas en su país, puede dar lugar a un cambio en las alianzas comerciales.

Podemos esperar que estas alianzas reflejen el cambio geopolítico de un orden mundial unipolar a uno multipolar (más adelante se habla de ello). Muchos países de la región de Asia-Pacífico, por ejemplo, serán más propensos a dar prioridad a la agenda de China sobre la de Estados Unidos, lo que repercutirá en el acceso de Estados Unidos a las materias primas que ahora provienen de Asia.

Inflación persistente

Teniendo en cuenta estas presiones, es poco probable que la inflación se reduzca pronto. Esto supone un gran reto para los bancos centrales y su herramienta favorita para controlar los precios: los tipos de interés. El aumento de los costes de los préstamos tendrá un poder limitado ahora que hemos entrado en una era de inflación secular, con desequilibrios entre la oferta y la demanda resultantes del desmantelamiento de la globalización.

Variación porcentual en 12 meses del Índice de Precios al Consumo (IPC), 2002-2022. Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales

Los ciclos inflacionistas anteriores han terminado cuando los precios subieron hasta un punto inasequible, desencadenando un colapso de la demanda (destrucción de la demanda). Este proceso es sencillo cuando se trata de compras discrecionales, pero problemático cuando se trata de necesidades como la energía y los alimentos. Dado que los consumidores y las empresas no tienen otra alternativa que pagar los costes más elevados, el margen de maniobra para aliviar la presión al alza es limitado, sobre todo porque muchos gobiernos subvencionan las compras de estos productos básicos.

Acelerar la descentralización de instituciones y sistemas clave

Este cambio fundamental está siendo impulsado por dos factores. En primer lugar, un reajuste en el orden geopolítico mundial provocado por la ruptura de las cadenas de suministro, la política monetaria restrictiva y los conflictos. En segundo lugar, una erosión global de la confianza en las instituciones provocada por una respuesta caótica al COVID-19, los problemas económicos y la desinformación rampante.

El primer punto es clave: Los países que antes miraban a Estados Unidos como líder de opinión y ejecutor del orden están cuestionando esta alineación y llenando el vacío con relaciones regionales.

Mientras tanto, aumenta la desconfianza en las instituciones. Una encuesta del Pew Research Center reveló que los estadounidenses desconfían cada vez más de los bancos, el Congreso, las grandes empresas y los sistemas de salud, incluso entre sí. La escalada de protestas en Holanda, Francia, Alemania y Canadá, entre otros países, deja claro que se trata de un fenómeno global.

Esta desafección también ha provocado el aumento de los candidatos populistas de extrema derecha, más recientemente en Italia con la elección de Georgia Meloni.

También ha provocado un creciente interés por formas alternativas de acceder a los servicios. La educación en casa se disparó durante la pandemia. Luego está la Web3, forjada para ofrecer una alternativa a los sistemas tradicionales. Por ejemplo, el trabajo de la comunidad bitcoin (BTC) en la Iniciativa de la Carne de Vacuno, que pretende conectar a los consumidores con los ganaderos locales.

Históricamente, los periodos de centralización extrema van seguidos de oleadas de descentralización. Pensemos en la desintegración del Imperio Romano en feudos locales, en las revoluciones consecutivas del siglo XVIII y principios del XIX y en el aumento de las leyes antimonopolio en Occidente en el siglo XX. En todos ellos se produjo la fragmentación de las estructuras monolíticas en sus componentes. Luego comenzó de nuevo el lento proceso de centralización.

La transición actual se está acelerando gracias a las tecnologías revolucionarias. Y aunque el proceso no es nuevo, sí es disruptivo, tanto para los mercados como para la sociedad. Los mercados, después de todo, prosperan gracias a la capacidad de calcular los resultados. Cuando la base misma del comportamiento del consumidor está experimentando un cambio de fase, esto es cada vez más difícil de hacer.

En conjunto, todas estas tendencias apuntan a un periodo en el que solo el inversor cuidadoso y oportunista saldrá ganando. Así que abróchense los cinturones y prepárense para el viaje.

Joseph Bradley es el director de desarrollo de negocio de Heirloom, una startup de software como servicio. Comenzó en la industria de las criptomonedas en 2014 como investigador independiente antes de ir a trabajar a Gem (que más tarde fue adquirida por Blockdaemon) y posteriormente se trasladó a la industria de los fondos de cobertura. Recibió su maestría de la Universidad del Sur de California con un enfoque en la construcción de portafolios/gestión de activos alternativos.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo: 

Free website hits