Decir ‘no es un consejo financiero’ no te librará de la cárcel

Abogados australianos y estadounidenses especializados en activos digitales dijeron a Cointelegraph que, en general, las palabras por sí solas son «bastante inútiles».

Los cripto influencers podrían tener que practicar lo que predican y «hacer su propia investigación» cuando se trata de compartir sus consejos de inversión en criptomonedas.

Según varios abogados especializados en activos digitales, el popular aviso de – «esto no es un consejo financiero»– puede no protegerlos a los ojos de la ley.

El abogado de valores afincado en Estados Unidos, Matthew Nielsen, de Bracewell LLP, dijo a Cointelegraph que, si bien es una «mejor práctica» que los influenciadores revelen que «no están ofreciendo un consejo financiero», simplemente decir el término no los protegerá de la ley, pues las «leyes federales y estatales de valores regulan fuertemente quién puede ofrecer consejos de inversión».

El abogado australiano de regulación financiera Liam Hennessy, socio de Gadens, explicó que las «advertencias de asesoramiento» son «en general bastante inútiles», mientras que el abogado digital australiano Michael Bacina, de Piper Alderman, añadió que no son «palabras mágicas que al ser pronunciadas eximan de responsabilidad».

Los criptoinfluenciadores y los embajadores famosos se encuentran cada vez más bajo el escrutinio de las normativas, especialmente en Estados Unidos.

Nielsen citó el reciente caso de Kim Kardashian como ejemplo, donde Kardashian fue acusada por la SEC por no revelar cuánto recibió para promocionar EthereumMax a sus seguidores.

Los influencers sienten la presión

El influencer Mason Versluis, alias Crypto Mason, que tiene más de un millón de seguidores en Tik Tok, dijo a Cointelegraph que no puede enfatizar lo suficiente a sus seguidores que su contenido no debe «tomarse como un consejo financiero».

Versluis, sin embargo, dijo que a pesar de utilizar el descargo de responsabilidad «esto no es un consejo financiero», es importante que los influencers sean conscientes de que algunas personas «hacen movimientos financieros de acuerdo con lo que dicen ciertos influencers».

También destacó lo difícil que puede ser determinar si un proyecto terminará en una situación de «rug pull», pues los influencers «simplemente tratan con el equipo de marketing», y generalmente no tienen contacto «con ninguno de los desarrolladores o propietarios».

El influencer australiano Ivan Vantagiato, también conocido como Crypto Serpent, que ha acumulado 68,000 seguidores en Tik Tok, dice que los influencers deben hacer su debida diligencia investigando un proyecto antes de promocionarlo.

Hennessy cree que la mejor manera de que los influencers se protejan es poder determinar «qué token es un valor y qué token no es un valor».

Además, explicó que es fundamental entender que un «derivado es un producto que deriva su valor de otra cosa», y se puede ser «responsable penalmente» por promover derivados.

Mientras tanto, Bacina señaló que un influencer residente en Australia está obligado a tener una licencia para dar consejos financieros, y que «ningún descargo de responsabilidad va a ofrecer protección».

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Free website hits