El Banco Central Europeo pide la opinión de los ciudadanos sobre el euro digital

Un euro digital no reemplazaría al efectivo, sino que lo complementaría, dice el Banco Central Europeo.

El Banco Central Europeo lanzó una consulta pública sobre un posible euro digital el 12 de octubre. 

Los desarrollos con respecto a una moneda digital del banco central en la Euro zona se han acelerado en medio de la pandemia de COVID-19, y el banco central ha enmarcado su introducción a la consulta pública con la afirmación de que la emisión de una CBDC podría ayudar a «amortiguar el impacto de eventos extremos, como desastres naturales o pandemias, cuando los servicios de pago tradicionales ya no funcionan»

A principios de este mes, un informe de Bloomberg afirmó que el BCE aplicó a la marca registrada el término «euro digital» el 22 de septiembre, y publicó un importante nuevo estudio dedicado al euro digital a principios de octubre.

Como se había descrito en el informe, otro beneficio clave de una futura CBDC sería proporcionar a la zona euro una «autonomía estratégica«. La introducción a la consulta pública sostiene que un euro digital ofrecería una alternativa a los «medios de pago digitales extranjeros, lo que podría socavar la estabilidad financiera y la soberanía monetaria en la zona del euro». 

Los ciudadanos, las empresas, las ONG, los sindicatos y las organizaciones académicas son elegibles para participar en la encuesta de esta semana. El BCE pide a los usuarios que clasifiquen las posibles características de una futura moneda digital en orden de importancia:

Captura de pantalla de la consulta pública del BCE sobre el euro digital. Fuente: ECB Eurosystem survey

Además de clasificar este conjunto de prioridades en orden de importancia, el organismo invita a los encuestados a comentar sobre esta clasificación y a describir los desafíos específicos que puedan prever que les impedirían utilizar un euro digital. También pide a los encuestados que propongan funciones de usuario que podrían promover la inclusión, específicamente para aquellos sin una cuenta bancaria o con discapacidades.

Se presenta una última opción a los encuestados, entre un euro digital que no necesitaría un banco central o intermediario para procesar cada pago y un euro digital que requeriría que los intermediarios registren las transacciones. 

Para la primera opción (una CBDC sin intermediarios), el BCE explica que «usar un euro digital se sentiría más cercano a los pagos en efectivo, pero en forma digital: podría usar el euro digital incluso cuando no esté conectado a Internet, y su la privacidad y los datos personales estarían mejor protegidos».

Para la última opción (una CBDC con intermediarios), el banco explica que este modelo funcionaría en línea y brindaría un mayor potencial para ofrecer servicios adicionales y respaldar las interacciones con los servicios existentes. «Por ejemplo, podría facilitar la integración de un euro digital en los servicios y aplicaciones de banca electrónica disponibles actualmente». 

La encuesta también tiene una sección dedicada a las perspectivas de los profesionales de las finanzas y la tecnología, pidiéndoles que den su opinión sobre el papel, si lo hubiere, que ven para los bancos, entidades comerciales e instituciones de pago en la provisión de un euro digital para los usuarios finales. También solicita comentarios sobre las soluciones contra la falsificación, la resistencia técnica y la infraestructura de back-end o el diseño de dispositivos que ofrecerían beneficios como la privacidad, la usabilidad fuera de línea y la inclusión financiera.

Otros temas de consulta incluyen el equilibrio entre la protección de datos y la privacidad con los requisitos contra el lavado de capitales; estrategias como límites de cantidad y remuneración escalonada para proteger los depósitos de los bancos comerciales y la transmisión de la política monetaria; soporte para pagos entre monedas; utilizar fuera de la zona del euro; e integración con sistemas comerciales.

Independientemente del resultado de sus consultas, experimentación práctica y discusiones con partes interesadas públicas y privadas, el BCE dijo que tomará una decisión sobre si lanzar o no un proyecto de euro digital «hacia mediados de 2021»

Sigue leyendo: