El colapso de FTX fue un ‘incendio de basurero’, dice un legislador estadounidense que anuncia una audiencia de investigación

«No hay que endulzarlo: el colapso de FTX ha sido un incendio en un basurero», dijo Patrick McHenry, miembro de alto rango del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

Los miembros del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos han programado una audiencia en diciembre con el objetivo de explorar el colapso del exchange de criptomonedas FTX y «las consecuencias más amplias para el ecosistema de activos digitales».

En un anuncio del 16 de noviembre, el comité de la Cámara dijo que esperaba escuchar a las personas y empresas involucradas en los eventos que llevaron al Grupo FTX a declararse en bancarrota bajo el Capítulo 11, incluyendo al ex-CEO Sam Bankman-Fried —también conocido como SBF— Alameda Research, y Binance. No está claro si el CEO de Binance, Changpeng Zhao, que también se ha manifestado en las redes sociales sobre sus discusiones con SBF y FTX, hará acto de presencia.

«La caída de FTX ha supuesto un daño tremendo para más de un millón de usuarios, muchos de los cuales eran personas corrientes que invirtieron sus ahorros ganados con esfuerzo en el exchange de criptomonedas FTX, solo para ver cómo todo desaparecía en cuestión de segundos», ha dicho la presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, Maxine Waters. «Necesitamos una acción legislativa que garantice que las entidades de activos digitales no puedan operar en la sombra fuera de una sólida supervisión federal y de unas reglas de juego claras».

El miembro de mayor rango del Comité, Patrick McHenry, también expresó su apoyo a la investigación de FTX, diciendo que era esencial para que los «malos actores rindan cuentas» y ofrezcan supervisión a los usuarios del exchange. McHenry se convertirá probablemente en presidente del comité en enero si los republicanos obtienen el control mayoritario de la Cámara de Representantes.

Waters dijo en una audiencia del 16 de noviembre sobre la supervisión de los reguladores financieros que FTX operaba «en las sombras» e insinuó que los legisladores necesitaban establecer «reglas de conducta claras» para las criptoempresas. McHenry se dirigió a los legisladores y a los jefes de las agencias federales en la misma audiencia y dijo que el Congreso “debe desarrollar un marco regulatorio claro para el ecosistema de activos digitales”, centrándose en las plataformas:

“Nos hemos coordinado entre el partido minoritario y el partido mayoritario para obtener esta audiencia en los libros […] no hay que endulzarlo: el colapso de FTX ha sido un incendio en un basurero”.

Al parecer, las autoridades de Estados Unidos habrían comenzado a coordinar con sus homólogos de las Bahamas para extraditar potencialmente a SBF a Estados Unidos para su interrogatorio. Los informes sugieren que FTX estaba siendo investigada en las Bahamas —donde se encuentra su rama FTX Digital Markets, así como muchos ejecutivos de la empresa, incluido SBF—, en Turquía y en la oficina del fiscal de Estados Unidos en el distrito de Manhattan de Nueva York. Según las declaraciones de quiebra de FTX, el exchange podría tener que rendir cuentas a más de un millón de acreedores.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Free website hits