La Bolsa de Valores de Australia abandona sus planes relacionados con blockchain, dejando un agujero de 170 millones de dólares

La actualización respaldada por blockchain, en la que se lleva trabajando casi cinco años, ha costado más de 170 millones de dólares.

Los planes de la Bolsa de Valores de Australia (ASX), largamente esperados, de utilizar blockchain para llevar su sistema de compensación y liquidación al siglo XXI acaban de ser cancelados.

En una declaración del 17 de noviembre, la ASX anunció que había pausado todas las actividades actuales de su «proyecto de sustitución de CHESS» tras una revisión independiente de la consultora tecnológica Accenture, que identificó «retos significativos con el diseño de la solución y su capacidad para cumplir con los requisitos de la ASX», declarando:

“Las actividades actuales del proyecto se han detenido mientras ASX revisa el diseño de la solución.”

Durante los últimos cinco años, ASX ha estado trabajando en una solución de tecnología de libro mayor distribuido (DLT) que sustituiría a su Sistema de Subregistro Electrónico de la Cámara de Compensación (CHESS), de 25 años de antigüedad, utilizado para registrar las acciones y gestionar la liquidación de las transacciones.

En un principio, el sistema estaba previsto para su lanzamiento en 2020, pero el proyecto se ha visto afectado por múltiples retrasos a lo largo de los años, ya que la ASX afirmó que necesitaba más tiempo para realizar pruebas, que había incertidumbre en torno a COVID-19 y que necesitaba más tiempo para el desarrollo, la revisión de la capacidad e incluso más pruebas antes de su despliegue.

Entre las conclusiones de su informe de 47 páginas, Accenture afirmó que los flujos de trabajo empresariales «no están adaptados a un entorno distribuido», que el sistema basado en DLT era demasiado complejo y que el plazo de finalización era incierto, a pesar de que el software de la aplicación estaba completado en más de un 60%.

El presidente de la ASX, Damian Roche, se disculpó por la interrupción, añadiendo que «hay importantes desafíos tecnológicos, de gobernanza y de entrega que deben ser abordados».

Helen Lofthouse, directora general y CEO de ASX, dijo que «está claro que tenemos que revisar el diseño de la solución» y añadió que «tenemos que trabajar antes de actualizar y consultar con las partes interesadas más profundamente.»

El anuncio ha suscitado críticas de la Comisión Australiana de Inversiones en Valores (ASIC) y del Banco de la Reserva de Australia (RBA) -regulador de los mercados financieros y banco central del país, respectivamente-, que publicaron una declaración conjunta sobre el asunto.

El gobernador del RBA, Philip Lowe, calificó el anuncio de la ASX de «muy decepcionante» y el presidente de la ASIC, Joe Longo, dijo que la ASX «no ha podido demostrar un control adecuado del programa hasta la fecha, y esto ha socavado las legítimas expectativas de que la ASX pueda ofrecer una infraestructura de mercado financiero contemporánea y de primera clase».

Las dos organizaciones destacaron sus expectativas; dijeron que la sustitución de CHESS debe estar en marcha antes de que el sistema actual deje de cumplir los requisitos y que «se garantice la continuidad del mercado y del servicio» por el sistema actual.

La ASX también debe «elevar sus capacidades» y abordar «las graves deficiencias identificadas por el informe independiente», empezando por crear un plan para solucionarlas.

La ASX dijo que el proyecto había acumulado un cargo antes de impuestos de entre USD 164.6 y 171.3 millones (entre 245 y 255 millones de dólares australianos).

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Free website hits