La controversia de GameStop con el NFT ‘Falling Man’ muestra el poder de la gente en su máxima expresión

Mientras GameStop se enfrentaba a las críticas por la insensibilidad del listado de NFT, OpenSea tuvo el NFT de Falling Man listado en su plataforma durante más de dos meses.

Un reciente anuncio respecto a un token no fungibles (NFT) en el mercado de Gamestop se convirtió en el centro de la polémica en el mundo de los coleccionables digitales. El anuncio recibió palos por parte de la comunidad, lo que llevó al mercado a tomar medidas en un día, mostrando cómo una comunidad puede unirse para revertir el error.

El NFT en cuestión, titulado «Falling Man», mostraba a un hombre con un traje espacial cayendo. El NFT en cuestión tenía un gran parecido con la infame foto del 11-S de un hombre cayendo hacia su muerte que desde entonces se ha convertido en un momento definitorio de los atentados. Muchos creyeron que el NFT imitaba a la víctima del 11-S y que además infringía los derechos de autor de la imagen tomada por el periodista, Richard Drew.

En otra discusión en el subreddit de acciones meme GME_Meltdown, un usuario señaló que la imagen del NFT es un render de un modelo 3D existente de un traje de vuelo ruso creado por un artista independiente, que fue utilizado sin el permiso del artista original.

El equipo de GameStop acabó retirando el NFT e incluso prohibió al creador detrás del arte acuñar más tokens la plataforma.

La comunidad de criptomonedas exigió a Gamestop que hiciera una mejor diligencia antes de aprobar cualquier forma de arte a su mercado, donde un usuario escribió:

«Todavía no es suficiente, cómo se permite esto es repugnante. Tiene que haber un equipo de revisión que mira cada NFT para basuras como estas o el arte robado».

GameStop no respondió a la solicitud de comentarios de Cointelegraph al cierre de esta edición.

Mientras GameStop recibía palos de la comunidad, el incidente abría una caja de pandora que ponía de manifiesto cómo los NFT se convirtieron en un medio para ganar dinero rápido para muchos a costa de la decencia humana común.

OpenSea, uno de los mercados de NFT más populares en la actualidad, ha tenido a «Falling Man» disponible para la venta por casi dos meses.

Otra revelación se produjo a principios de enero de este año, cuando un médico trató de vender una radiografía de la víctima del atentado terrorista de París de 2015 como un NFT. El médico se enfrenta actualmente a acciones legales y disciplinarias.

La fiebre de los NFT comenzó en el punto álgido de la carrera alcista en marzo de 2021, luego de que el NFT del artista digital Beeple alcanzara la exorbitante suma de USD 69.3 millones. Desde entonces, «NFT» se ha convertido en la palabra de moda, y todas las demás marcas y celebridades se han involucrado en el fenómeno.

Con el aumento de la popularidad, el ecosistema se convirtió también en objetivo de estafadores, lo que provocó un aumento de las infracciones de derechos de autor y de las ventas de NFT falsos. Sin embargo, la comunidad cripto siempre se ha unido para mostrar el poder del pueblo. Uno de estos casos tuvo lugar en mayo de este año, cuando la comunidad de Solana se unió para «timar» a un estafador y recuperar unos NFT robados.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Free website hits