La declaración de quiebra de Genesis fue decidida por un comité independiente, según DCG

Un comité especial de directores independientes recomendó y decidió solicitar la protección por quiebra del Capítulo 11.

La empresa matriz de Genesis Capital, Digital Currency Group (DCG), negó su implicación en la declaración de quiebra de Genesis en un comunicado el 20 de enero. Según DCG, un comité especial de directores independientes recomendó y decidió solicitar la protección por quiebra bajo el Capítulo 11 de la ley de protección de bancarrotas.

El recurso al Capítulo 11 permitirá a Genesis reorganizar sus deudas, activos y otras actividades empresariales. La empresa estimaba un pasivo de entre 1,000 y 10,000 millones de dólares, junto con unos activos en el mismo rango. DCG señaló en el comunicado que:

«Genesis tiene su propio equipo de gestión independiente, asesores jurídicos y financieros, y nombró un comité especial de directores independientes, que están a cargo de la reestructuración de Genesis Capital, y que recomendaron y decidieron que la empresa se apegara al capítulo 11. Ni DCG ni ninguno de sus empleados, incluidos los que forman parte del consejo de administrativo de Genesis, participaron en la decisión de declararse en quiebra».

Sólo las entidades de préstamo de Genesis (Genesis Global Holdco, Genesis Global Capital y Genesis Asia Pacific – conocidas colectivamente como «Genesis Capital») han solicitado la protección por quiebra. Genesis Global Trading y la entidad de negociación al contado y de derivados de Genesis seguirán funcionando.

DCG dijo que tiene la intención de seguir operando como de costumbre, según el comunicado, junto con sus otras filiales, incluidas Grayscale Investments, Foundry Digital, Lino Group Holdings, CoinDesk y TradeBlock Corporation.

En una carta enviada a los accionistas el 17 de enero, DCG confirmó que debe «USD 526 millones con vencimiento en mayo de 2023 y USD 1,100 millones en virtud de un pagaré con vencimiento en junio de 2032». La empresa señaló que tiene la intención de asumir sus obligaciones con Genesis Capital en el curso de una reestructuración. Como informó Cointelegraph, la carta también anunciaba la suspensión de los pagos trimestrales de dividendos para preservar la liquidez.

Los problemas de Genesis se hicieron patentes tras la paralización de la retirada de fondos en noviembre, que achacó a la «agitación sin precedentes del mercado» que siguió a la quiebra de FTX. La empresa reveló posteriormente tener USD 175 millones bloqueados en una cuenta de FTX. La paralización de los retiros afectó a los clientes de los usuarios del programa «Earn» del exchange Gemini, lo que provocó llamamientos para que la directiva de de DCG destituyera a Barry Silbert como CEO de la empresa.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Free website hits