La empresa blockchain Monerium cree que Europa ‘ya tiene’ un euro digital

El BCE debería otorgar a los emisores de dinero electrónico acceso a las reservas del banco central, dice Monerium.

El emisor de dinero electrónico respaldado por Consensys, Monerium, cree que el camino hacia un euro digital es más simple de lo que sugiere el Banco Central Europeo.

La fintech, que se centra en unir el dinero fiduciario con las cadenas de bloques mediante la emisión de efectivo digital programable, publicó una respuesta a la reciente consulta pública del BCE sobre el euro digital el 13 de octubre.

En el verano de 2019, Monerium se convirtió en la primera empresa del mundo en recibir una licencia de los reguladores islandeses como parte de un nuevo marco regulatorio europeo para los servicios de dinero electrónico en el Espacio Económico Europeo. Proporcionó servicios de pago fiduciario utilizando la cadena de bloques de Ethereum y luego se asoció con el protocolo de cadena de bloques Algorand.

En su respuesta al BCE, Monerium sostiene que todo lo que Europa debe hacer es reconocer que ya tiene «una forma probada de euro digital».

En 2000, la Comisión Europea había descrito el dinero electrónico como una «alternativa digital al efectivo«, emitiendo una directiva que lo definía como «técnicamente neutral«, un «sustituto electrónico de monedas y billetes». A la luz de este marco, Monerium afirma:

«Lo único que debe hacer el BCE para otorgar al dinero electrónico un estatus comparable al efectivo físico es otorgar a los emisores de dinero electrónico acceso a las reservas del BCE».

En opinión de Monerium, es preferible adoptar a los emisores de dinero electrónico existentes a que el BCE emita directamente moneda digital a los hogares y las sociedades no financieras. La emisión directa implicaría una revisión radical del sistema existente, en el que el banco central interactúa principalmente con instituciones financieras reguladas como los bancos comerciales.

Para respaldar su caso, Monerium señala un informe de dos economistas del Fondo Monetario Internacional, que propuso que los proveedores no bancarios podrían emitir dinero digital con el respaldo del banco central para implementar una moneda digital sintética del banco central (sCBDC).

El marco de dinero electrónico existente en Europa, en opinión de Monerium, ya se ajusta a los criterios clave del FMI para una moneda digital estable. Para pasar del dinero electrónico a una sCBDC, siguiendo el ejemplo del FMI, sería necesario que el banco central otorgue acceso a los emisores de dinero electrónico a las reservas del BCE:

«Dicho acceso sería coherente con la preservación de un ‘campo de juego equitativo entre las instituciones de dinero electrónico y las instituciones de crédito’ según lo estipulado por la directiva sobre dinero electrónico».

Como se informó, el BCE ha dejado claro que tomará una decisión sobre si lanzar o no un proyecto de euro digital hacia mediados de 2021.

Un informe del BCE de octubre de 2020 describió los escenarios y requisitos para un euro digital futuro. Fundamentalmente, el banco central considera que una CBDC es una cuestión de «autonomía estratégica» para la zona euro, en un momento en que las monedas estables de actores privados y extranjeros amenazan con «socavar la estabilidad financiera y la soberanía monetaria en la zona euro».

Sigue leyendo: