La nueva resolución de la Comisión de Bolsa y Valores de Brasil moderniza y trae nuevas posibilidades a la industria de fondos de inversión, dicen expertos

La CVM también estableció reglas y límites para la exposición al riesgo de capital en relación con el patrimonio de los accionistas, que pueden ser eliminados para clases de acciones destinadas exclusivamente a inversores profesionales

La nueva Resolución N° 175 de la Comisión de Bolsa y Valores (CVM) de Brasil, publicada el viernes 23 de diciembre de 2022, moderniza la regulación de los fondos de inversión brasileños e incorpora las novedades introducidas por la Ley de Libertad Económica.

La Resolución CVM 175 fue una de las reglas más esperadas por los participantes del mercado, resultado de más de dos años de discusiones e interacciones entre el regulador y la industria de fondos de inversión”, explica la socia de Cescon Barrieu Advogados, Julia Franco. Las normas entran en vigor a partir del 3 de abril de 2023, reemplazando, en este primer momento, las Instrucciones nº 555/2014, para fondos líquidos, y 356/01, para FIDCs.

La CVM ya indicó que las demás categorías de fondos de inversión (como FII, FIP, entre otros) deben recibir sus Anexos Normativos específicos antes del inicio de la vigencia de la Resolución nº 175. Además, el regulador indicó que ya está trabajando en un proyecto de modernización del régimen informativo de los fondos de inversión aún por divulgar.

Los abogados destacan, entre los cambios, la posibilidad de atribuir responsabilidad limitada a los partícipes y el tratamiento de cada clase de cuotas en relación con la solvencia, con posibilidad de declarar el concurso en una de las clases de cuotas y mantener el normal funcionamiento de las demás dentro del mismo fondo.

Además, el reglamento deberá definir si el fondo emitirá acciones de una sola clase o si tendrá diferentes clases de acciones, las cuales tendrán su propio CNPJ y representarán un activo segregado, con derechos y obligaciones diferentes. Un mismo fondo podrá emitir clases de diferentes tipos, siempre que pertenezcan al mismo anexo normativo de la regla”, detalla Julia, señalando que si un fondo tiene diferentes clases de acciones, las cuestiones comunes a todas deben resolverse en reunión general, mientras que las relativas a ciertas clases serán deliberadas en una junta especial de accionistas.

También se especifican las responsabilidades de los denominados proveedores de servicios esenciales, repartidos entre el fideicomisario y el administrador de la cartera de activos, con atribuciones conjuntas de constituir el fondo y elaborar su reglamento, además de adoptar procedimientos en caso de patrimonio negativo. Por otro lado, se dividirá la facultad de contratar y pagar a otros proveedores de servicios, transfiriendo al administrador la facultad de contratar servicios relacionados con las actividades de gestión.

Otros puntos del texto también regulan los conflictos de interés de los accionistas, la prohibición más explícita de la práctica del uso de información privilegiada (es decir, el uso de información privilegiada para negociar en un mercado organizado) y la emisión de acciones con límite de capital autorizado.

En otro punto que fue muy debatido durante la elaboración de la resolución, se indica que los fondos o clases de cuotas podrán denominarse con referencia a factores ESG, siempre que la regulación incluya cierta información (los beneficios ESG esperados; las metodologías, principios y lineamientos para esta calificación; la entidad que certificará la calificación, si la hay; cómo se hará y quién será responsable de divulgar los resultados ESG del fondo). “El enfoque utilizado por la CVM fue bien equilibrado: proporciona suficientes contornos para que la autarquía frene posibles prácticas de lavado verde sin ser demasiado prescriptivo, lo que sin duda crearía un desincentivo indeseable para el sector”, aclara Julia.

FIF y FIDC

Los expertos destacan que, entre las principales novedades, están las relacionadas con los Fondos de Inversión Financiera (FIF), que incluyen fondos de inversión de renta variable, cambiaria, multimercado y renta fija (hasta entonces regulados por la Instrucción CVM 555/14). Los FIF o clases de FIF cuya política de inversión prevea la adquisición de activos a partir de una sola emisión de valores no están sujetos a los límites de concentración por emisor o tipo de activo, siempre que sean emitidos por una sociedad anónima abierta y sujetos a una cotización pública. ofrecimiento. “Otra novedad se refiere a la autorización para aumentar los porcentajes por tipo de activo financiero cuando la parte superior al límite ordinario esté compuesta por activos que tengan un formador de mercado”, detalla la abogada.

Ahora también se permitirá a los FIF o clases de acciones de FIF invertir la totalidad de su patrimonio en activos financieros domiciliados en el extranjero, siempre que lo hagan a través de fondos o vehículos de inversión constituidos en el exterior que estén destinados al público en general y no permitan la existencia de valores negativos de patrimonio (o exigir la aportación de recursos adicionales para cubrir cualquier pérdida), además de cumplir con otros requisitos relacionados con la gestión de riesgos, gestión de liquidez y reglas de concentración de activos.

Los fondos también pueden invertir directamente en activos ambientales (créditos de carbono y descarbonización) pertenecientes a mercados regulados y en criptoactivos negociados en entidades autorizadas por el Banco Central o por un supervisor en el extranjero. “Estos activos pasan a ser expresamente considerados activos financieros, equiparándose a todos los demás activos locales para efectos de la composición de la cartera, aunque tengan su sede en el extranjero. Antes de la nueva regla ya era posible invertir, incluso de manera directa, siempre y cuando estuviera dentro del límite de inversión en el exterior y se cumplieran ciertos requisitos. Ahora el permiso es más claro y se amplía al permitir que los criptoactivos se negocien en bolsas reguladas en el país”, aclara Julia.

La CVM también estableció reglas y límites para la exposición al riesgo de capital en relación con el patrimonio de los accionistas (apalancamiento), que puede ser excluido para clases de acciones destinadas exclusivamente a inversores profesionales.

En cuanto a los fondos de inversión de cuentas por cobrar (FIDC), la principal innovación fue su apertura a recibir inversiones del público en general (minorista), respetando ciertos requisitos más estrictos que las clases para inversores más calificados. La resolución también determina la expansión de las operaciones de FIDC a todos los sectores de la economía, además de ampliar la lista de derechos de crédito.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

Free website hits