La sórdida caída de YouTube en la promoción de estafas

Con una gran influencia viene una gran responsabilidad. Desafortunadamente, YouTube parece ignorarlo.

El fin de semana pasado, estuve viendo un streaming deportivo en YouTube. Atletas talentosos e intrépidos en la pantalla, una copa de vino en una mano y un gato ronroneando debajo de la otra, ya sabes, esas perfectas tardes de sábado. Si tan sólo el streaming no se interrumpiera cada pocos minutos por anuncios molestos. Suelen venir en una serie de dos anuncios que se reproducen en una fila, que se pueden saltar después de cinco segundos.

Justo cuando pensaba en suscribirme a una versión de pago para liberarme de aprender más sobre detergentes voladores, donuts a medio comer, zapatillas a rayas y los mejores tampones de todos los tiempos, vi lo siguiente:

«Para verificar su dirección, sólo envíe de 0.5 a 200 ETH a la dirección de abajo y obtenga de 1 a 400 ETH (x2 de vuelta)».

Esta vieja y cansada proposición, que ofendería a cualquiera que esté ligeramente familiarizado con el mundo de la tecnología de las criptomonedas (incluida mi abuela), fue acompañada de una entrevista en vídeo con Changpeng Zhao de Binance tomada de lo que parece ser un evento de Forbes. La toma fue adornada con los logotipos de Ethereum y Binance.

Una política convenientemente ambigua

Si quiero publicar un video de mi sobrinito bailando una canción pop, corre el riesgo de ser bloqueado rápidamente por violar los derechos de propiedad intelectual. ¿Es eso justo? Posiblemente.

Cuando un video streaming educativo sobre criptomonedas es organizado por Cointelegraph o un vlogger de criptomonedas, corre el riesgo de ser bloqueada por «contenido dañino», lo que ha sucedido varias veces este año hasta ahora. Es ridículo.

Si la gente sigue cayendo en las falsas estafas de Elon Musk ofreciendo Bitcoin (BTC) de innumerables cuentas falsas creadas específicamente para engañar, no es responsabilidad de YouTube. OK, estoy totalmente de acuerdo; todo el mundo necesita realizar su propia investigación al tomar cualquier decisión de inversión. Pero nadie parece ser responsable de los anuncios a los que YouTube expone a su audiencia. Atroz.

El hecho de que la mayor plataforma de alojamiento de video de nuestro tiempo se permita descaradamente promover estafas es profundamente injusto. Esto trae a la mente la expresión romana de pecunia non olet – que el dinero no apesta, independientemente de si se genera a través de residuos humanos o de prácticas de explotación. Apeste o no, un desagradable regusto perdura y no será fácilmente olvidado.

Es verdaderamente triste que una de las compañías tecnológicas más prominentes del mundo ponga libremente en riesgo a su base de 2.000 millones de usuarios promoviendo a sinvergüenzas y estafadores. A pesar de toda la prosperidad de YouTube, la plataforma no se ha molestado en implementar un proceso de verificación de estafas suficiente para su equipo de ventas. Es muy poco profesional que una organización tan influyente carezca de políticas claras sobre el contenido publicitario que se considera apto para ser monetizado.

Como periodista, soy muy sensible a las malas prácticas de los medios de comunicación que promueven a los malos actores, especialmente en la delicada área de las nuevas tecnologías, donde la diferencia entre un proyecto prometedor y una estafa podría definir la sostenibilidad de la industria. El trabajo de los medios de comunicación es comprobar dos veces todo lo que divulgan al mundo, utilizar fuentes fiables y aplicar herramientas de comprobación de estafas cuando sea necesario. Las asociaciones y las ventas deben reflejar el mismo enfoque.

Como usuario, no veo diferencia entre el contenido dañino y los anuncios molestos de estafas colocados en los videos. Juega con mi confianza, pone en riesgo mi bienestar material y, cuando no es perjudicial, es francamente ofensivo al asumir una falta de sentido común en su audiencia.

YouTube les falla a sus usuarios

Esto es lo que se puede encontrar en el sitio web de YouTube: «La seguridad de nuestros creadores, espectadores y socios es nuestra mayor prioridad, y esperamos que cada uno de ustedes nos ayude a proteger esta comunidad única y vibrante. Es importante que entiendan nuestras Directrices de la Comunidad, y el papel que juegan en nuestra responsabilidad compartida de mantener seguro a YouTube. Por favor, tómese el tiempo para leer cuidadosamente la política que se indica a continuación». La política aclara:

«YouTube no permite spam, estafas u otras prácticas engañosas que se aprovechen de la comunidad de YouTube. Tampoco permitimos contenido cuyo propósito principal sea engañar a otros para que dejen YouTube por otro sitio».

Parece que uno de los servicios centralizados más influyentes está fallando en el cumplimiento de sus propios estándares que recomienda a sus usuarios para un examen cuidadoso. Mientras que la comunidad de YouTube o bien se atiene a las normas o bien es castigada por no cumplirlas, la empresa se da un pase libre cuando no sigue su política. Esto plantea un gran interrogante en cuanto a su valor para la comunidad. Tal vez sea hora de dar poder a los usuarios y darles el derecho de disfrutar de plataformas de video-hosting transparentes y descentralizadas.

Con una gran influencia viene una gran responsabilidad. Es una lástima que un servicio utilizado por más del 70% de los usuarios de Internet de EE.UU. elija ignorar eso.

Me interesa conocer su opinión e ideas sobre cómo la tecnología descentralizada podría ayudar a los usuarios a recibir servicios de alojamiento de vídeo de calidad, incluyendo anuncios, y cómo puede hacer frente a gigantes como YouTube. Por favor, siéntase libre de contactarnos por correo electrónico en editor@cointelegraph.com o escríbeme en Twitter @KristinaLCorner.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son sólo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo: