La UE nombra a una importante empresa de servicios financieros para dirigir el proyecto de redes sociales basado en blockchain

La iniciativa evaluará 450 propuestas destinadas a impulsar la integridad de las publicaciones en las redes sociales con la ayuda de la tecnología blockchain durante los próximos tres años.

El organismo ejecutivo de la Unión Europea ha designado a una importante empresa de servicios financieros para liderar una iniciativa de tres años destinada a impulsar la integridad de las publicaciones en las redes sociales utilizando la tecnología blockchain.

Apodado «TruBlo», el proyecto supervisará una gran cantidad de desarrollo blockchain como parte de la iniciativa de Internet de próxima generación de la Comisión Europea. La empresa francesa de servicios financieros, Worldline, ha sido nombrada para dirigir TruBlo. Worldline se fundó en 1970 y generó 2.300 millones de euros ($2,800 millones de dólares) en ingresos en 2019.

Se estima que se evaluarán 450 propuestas en los próximos años como parte del objetivo de la iniciativa de «desarrollar modelos de confianza y reputación en blockchain», según lo informado por Finextra. Se espera que 45 de las propuestas reciban financiación parcial, mientras que nueve se financiarán hasta su finalización.

El coordinador de TruBlo y gerente de I + D de Worldline Iberia, Toni Paradell, dijo que desarrollar modelos de confianza en la era de la tecnología en rápido avance era un tema fundamental:

“Los nueve proyectos que se implementen serán clave para crear modelos de confianza que potencien el intercambio de contenido generado por las personas desde cualquier dispositivo. Esto es fundamental si queremos que las tecnologías formen parte de nuestras vidas y aumentar nuestra capacidad para impulsar un entorno de transformación digital ágil, eficaz y seguro».

Los llamados a la reforma de las redes sociales no solo han emanado de entidades gubernamentales. La creciente influencia de las grandes empresas de tecnología ha sido objeto de constantes llamadas para migrar las redes sociales a blockchain, donde ningún individuo o corporación puede dictar sus términos.

Sigue leyendo: