La victoria de Binance sobre FTX significa que más usuarios se alejan de los exchanges centralizados

Binance se enfrenta a una competencia mucho menor tras la caída de FTX, pero todavía no puede ganar un aumento de nuevos usuarios.

A tenor de las declaraciones conjuntas en Twitter esta semana del CEO de Binance, Changpeng «CZ» Zhao, y del CEO de FTX, Sam «SBF» Bankman-Fried, parece claro que FTX tiene graves problemas de solvencia, tan graves que pocos en el mercado están dispuestos a salvarla. Por ello, FTX se dirige a CZ como posible comprador.

Después de que CZ expusiera los problemas de FTX a principios de la semana al anunciar su plan de desprenderse de 500 millones de dólares de su token FTX (FTT) en el mercado, las empresas dijeron el 8 de noviembre que habían llegado a un acuerdo no vinculante para que Binance comprara FTX. Es un acuerdo tentativo que significa que Binance puede retirarse en cualquier momento sin enfrentar ninguna consecuencia, y personalmente creo que es muy poco probable que la adquisición se finalice finalmente.  

Mientras que SBF es el sexto mayor contribuyente político individual en los Estados Unidos – dio un total de 39,8 millones de dólares al Partido Demócrata en el último año – vale la pena señalar que el dinero en efectivo no consiguió FTX una licencia para operar en los Estados Unidos. Ser propietario de FTX no le daría a Binance ningún acceso al mercado más allá del que ya disfruta.

Desde el punto de vista de la cuota de mercado y la plataforma, FTX no ofrece ningún valor único a Binance (como podría hacerlo una empresa como Twitter). Para todas las unidades de negocio que ofrece FTX, Binance tiene competidores de igual o incluso mayor calidad, incluyendo plataformas de comercio al contado y de derivados, productos de staking, y el ecosistema de startups que construyen sobre sus plataformas. (Eso podría extenderse para incluir Solana, donde las startups financiadas por FTX compiten con las de la cadena BNB de Binance). Binance, naturalmente, ganará la clientela de FTX en caso de que ésta fracase, independientemente de que lleguen a un acuerdo.  

El acuerdo no vinculante incluye un periodo de diligencia debida, lo que da a SBF un poco de margen para encontrar otros compradores en Wall Street. Pero las probabilidades de que eso ocurra parecen cada vez más escasas con Binance de por medio, ya que los posibles compradores se verían obligados a mantener la empresa a flote a pesar del constante pinchazo de CZ.

La realidad es que FTX ya está prácticamente muerto. Su token FTT está cotizando por debajo de los 4 dólares, bajando aproximadamente un 80% desde el 7 de noviembre, un periodo de apenas 24 horas. La marca de la empresa no tiene arreglo y será muy difícil recuperar la confianza de los consumidores.

Como resultado del colapso de FTX, hay algunos acontecimientos que podemos esperar ver en los próximos meses y años.

Los exchanges entrarán en una fase de consolidación: Con FTX a punto de morir, la posición de liderazgo de Binance se consolida aún más. Será difícil disputar el liderazgo de Binance, y es probable que muchos exchange pequeños fracasen debido a la dificultad de ganarse la confianza de los usuarios. El mercado de exchange va a ser más «oligopolístico» como resultado.

Habrá nuevas oportunidades para los exchanges descentralizados y los préstamos: Después de una serie de insolvencias importantes este año -incluyendo Terraform Labs, Three Arrows Capital, Celsius Network y Alameda Research- el negocio de los préstamos centralizados ha perdido la confianza de la gente. La demanda de «préstamos descentralizados» aumentará, dando paso a oportunidades e innovación a largo plazo para las finanzas descentralizadas (DeFi). Esto llevará a la desaparición de la mayoría de los negocios de préstamos centralizados.  

Se reforzará la regulación: Los países tendrán regulaciones más completas y detalladas en términos de actos regulatorios, licencias financieras y protección de los inversores, y se centrarán en el fortalecimiento de la regulación de los exchanges centralizados y DeFi, siendo 2023 el primer año de regulación.

Las criptomonedas tendrán más barreras de protección: El sector dirá adiós a la era del crecimiento bárbaro sin regulación, y las instituciones de gestión de activos del sector implementarán en general un conjunto de estrictos sistemas de control de riesgos y auditorías completas para mantener sus empresas bajo un balance sano, transparente y abierto. Serán más activas en la búsqueda de licencias de cumplimiento, y la industria en general se desarrollará en una dirección más benigna.  

Esperemos que todo esto dé lugar a que el próximo «criptoverano» llegue muy pronto.

Gracy Chen es la directora general de Bitget, un exchange de criptomonedas con sede en Singapur. Anteriormente fue ejecutiva de XRSpace, una empresa de tecnología de realidad virtual, y también trabajó para Phoenix Television, uno de los mayores conglomerados mediáticos de China, como presentadora y productora de su canal de tecnología y finanzas. Se graduó en la Universidad Nacional de Singapur y está cursando un MBA en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.  

Este artículo es para fines de información general y no pretende ser ni debe ser tomado como un consejo legal o de inversión. Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Free website hits