Las monedas de privacidad «presentan menos riesgo de lavado de dinero que otras monedas»

Las monedas de privacidad no son un gran riesgo de lavado de dinero, según un nuevo libro blanco.

Las monedas de privacidad, en las que se incluyen Monero, Dash, Grin y Zcash, presentan menos riesgo de lavado de dinero que otras criptomonedas, según un informe de un bufete de abogados global.

Según un nuevo libro blanco publicado por el bufete internacional de abogados estadounidense Perkins Coie, las medidas contra el lavado de dinero (AML) adoptadas por los organismos reguladores de todo el mundo han sido suficientes para abordar cualquier problema causado por las monedas de privacidad, y puede que no sea necesaria una supervisión adicional.

En el documento se citaban las monedas que encajan en la actual estructura de reglamentación financiera utilizada por la Red de Ejecución de Delitos Financieros de los Estados Unidos (FinCEN), el Departamento de Servicios Financieros de Nueva York (NYDFS), el Organismo de Servicios Financieros de Japón (FSA), la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA) y el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

«Las monedas de privacidad plantean un menor riesgo de lavado de dinero que otras criptomonedas, al considerar las pruebas de uso ilícito en la práctica«, se declara en el libro blanco.

“Las monedas de privacidad no solo proporcionan beneficios públicos que superan sustancialmente sus riesgos, sino que las reglamentaciones existentes en materia de lucha contra el lavado de dinero cubren esos riesgos de manera adecuada y suficiente, proporcionando un marco de eficacia probada para combatir el lavado de dinero y los delitos conexos.”

En el informe se declaraba que, si bien la mayoría de las transacciones realizadas con criptomonedas son legítimas, las monedas para la protección de la intimidad pueden proporcionar beneficios que «superan sustancialmente» los riesgos de su utilización. Más del 90% de las direcciones utilizadas en los mercados de la darknet eran para Bitcoin (BTC), en comparación con solo el 0,3% para Dash (DASH), Monero (XMR) y Zcash (ZEC) combinados.

“La conclusión crítica aquí es que las monedas de privacidad no representan un riesgo de lavado de dinero que sea único o inmanejable.”

Una de las formas en que las monedas de privacidad se distinguen de los métodos anteriores al lavado de dinero, es decir, dinero en efectivo, tarjetas, pagos en papel, es que todavía proporcionan algún tipo de registro de transferencia. Más del 90% del lavado de dinero sigue sin ser detectado, porque las formas de pago no cifradas pueden cruzar las fronteras sin el beneficio de un registro de transacción blockchain.

«En última instancia, a falta de pruebas de que las regulaciones AML existentes no pueden abordar adecuadamente los riesgos que plantean las monedas de privacidad, no hay razón para imponer nuevos y excesivos requisitos AML que se centren específicamente en las monedas de privacidad», concluyó el libro blanco. «Permitir que los VASP soporten tokens de privacidad en virtud de las normas AML actuales y probadas logra el equilibrio político adecuado entre la prevención del lavado de dinero y el desarrollo de tecnología beneficiosa para la preservación de la privacidad».

Sigue leyendo: