Los multimillonarios pierden miles de millones: ¿Qué pasa con Elon Musk y Sam Bankman-Fried?

Sam Bankman-Fried ya no tiene derecho a figurar en el Índice de Multimillonarios de Bloomberg, mientras que el patrimonio neto declarado de Elon Musk ha descendido en más de USD 86,000 millones en los últimos días.

En cuestión de semanas, dos importantes actores de la industria tecnológica han visto caer su patrimonio neto en miles de millones de dólares, en parte como resultado de sus propias decisiones empresariales.

Sam Bankman-Fried, el ahora ex director general de la bolsa de criptomonedas FTX, supuestamente tenía un patrimonio neto de aproximadamente 24.000 millones de dólares en marzo y 16.000 millones de dólares el 7 de noviembre, pero ya ni siquiera puede figurar en el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Algunos informes sugieren que con sus participaciones en la plataforma de comercio de criptomonedas y acciones Robinhood, las empresas FTX y Alameda Research, SBF podría enfrentarse a graves dificultades financieras en los próximos días.  

Muchos de los efectos de los problemas de liquidez en FTX se extendieron por todo el espacio de las criptomonedas en una semana. Bankman-Fried dijo el 7 de noviembre que «los activos están bien» en FTX en un tweet ahora borrado, desestimando muchos de los informes sobre la liquidez de la firma como «rumores falsos». Posteriormente anunció que FTX estaba trabajando en un posible acuerdo con Binance para hacer frente a la «crisis de liquidez», pero el acuerdo se vino abajo en 48 horas. SBF dimitió y anunció que FTX se declaraba en quiebra en Estados Unidos menos de dos días después.  

«FTX se une ahora al infame club de las entidades de criptomonedas centralizadas que quebraron este ciclo porque se tomaron enormes libertades no solo con los fondos de sus clientes, sino también con la ética, la integridad y los propios ideales de las criptomonedas», dijo Anto Paroian, CEO y director ejecutivo del fondo de cobertura de criptomonedas ARK36, a Cointelegraph. «Esperemos que tanto la industria en su conjunto como los usuarios individuales de cripto puedan aprender y crecer a partir de esta experiencia».  

Por el contrario, el CEO de Tesla y todavía la persona más rica del mundo, Elon Musk, había estado bromeando con una adquisición de la plataforma de medios sociales Twitter durante meses, lo que llevó a muchos a especular que el multimillonario no tenía intención de seguir adelante. Cuando se llegó a un acuerdo en octubre, Musk compró la empresa por 44.000 millones de dólares, con estimaciones que sugieren que puede deber unos 1.000 millones de dólares en gastos de intereses anuales.  

Musk tenía un patrimonio neto de más de 300.000 millones de dólares en octubre de 2021 antes de la adquisición de Twitter y más o menos al mismo tiempo que el precio de las acciones de Tesla alcanzó un máximo histórico de 407,36 dólares en noviembre de 2021. En aproximadamente un año, el Índice de Multimillonarios de Bloomberg mostró que el CEO de Tesla había perdido más de 86.000 millones de dólares, haciendo caer su patrimonio neto reportado a 184.000 millones de dólares en el momento de la publicación.  

El nuevo líder de Twitter ya ha puesto en marcha una serie de políticas controvertidas que tienen a muchos en el mundo empresarial cuestionando la perspicacia de Musk. Despidió a muchos altos ejecutivos en su primera semana en la empresa -incluidos muchos miembros del equipo de moderación de contenidos de Twitter- y la plataforma experimentó un repentino aumento de los tuits que contenían expresiones de odio, lo que llevó a informar de que los ingresos de los anunciantes podrían estar en peligro.  

Una decisión de negocio que tiene el potencial de poner a Twitter en riesgo financiero fue trasladar la plataforma a un modelo de suscripción, cobrando a los usuarios por las marcas azules «verificadas» en lugar de distribuirlas únicamente tras un proceso de solicitud. El sistema hizo que varias cuentas que representaban falsamente a empresas y personas legítimas obtuvieran la marca de verificación azul, entre ellas Nintendo of America, el editor de videojuegos Valve y el presidente de los Estados Unidos Joe Biden.  

«El fracaso de Elon Musk en Twitter es un buen ejemplo de cómo repeler los intentos autoritarios», dijo Max Berger, cofundador del grupo activista IfNotNow. «Perdió el apoyo crítico que necesitaba de los pilares de apoyo (anunciantes, trabajadores, usuarios). Intentó centralizar el control, pero no pudo».

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Free website hits