Los proyectos de stablecoin necesitan colaborar entre ellos, no competir, dice el fundador de Frax

Mientras la «liquidez de las stablecoins crezca proporcionalmente», nunca habrá una verdadera competencia entre ellas, dice Sam Kazemian, de Frax Finance.

Los proyectos de stablecoin deben adoptar un enfoque más colaborativo para hacer crecer la liquidez de los demás y el ecosistema en su conjunto, afirma Sam Kazemian, fundador de Frax Finance.

En declaraciones a Cointelegraph, Kazemian explicó que mientras la liquidez de las stablecoins «crezca de forma proporcional entre sí» a través de fondos de liquidez compartidos y sistemas de garantía, no habrá nunca una verdadera competencia entre las stablecoins.

La stablecoin FRAX de Kazemian es una stablecoin de algoritmo fraccionario con partes de su oferta respaldadas por garantías y otras partes respaldadas por algoritmos.

Kazemian explicó que el crecimiento del ecosistema de las stablecoin no es un «juego de suma cero», ya que cada token está cada vez más entrelazado y depende del rendimiento de los demás

FRAX utiliza la moneda USD de Circle (USDC) como parte de su garantía. DAI, una stablecoin descentralizada mantenida por el Protocolo Maker, también utiliza USDC como garantía para más de la mitad de los tokens en circulación. A medida que FRAX y DAI sigan ampliando su capitalización de mercado, es probable que necesiten más garantías de USDC.

Sin embargo, Kazemian señaló que si un proyecto decide deshacerse de otro, podría tener efectos negativos en el ecosistema.

“No es algo popular, pero si Maker se deshace de su USDC, sería malo para Circle por el rendimiento que están obteniendo de ellos.”

El USDC es clave

Las tres primeras stablecoins actuales por marketcap, en orden desde la cima, son Tether (USDT), USDC y Binance USD (BUSD). DAI y FRAX son stablecoins descentralizadas que ocupan el cuarto y quinto lugar entre las primeras.

USDC ha tenido el mayor crecimiento en el último año de las tres, con una capitalización de mercado de más del doble el mes de julio hasta los USD 55,000 millones, lo que la sitúa casi al alcance de USDT según CoinGecko.

Kazemian considera que la proliferación de USDC en el sector y la posible mayor transparencia sobre sus reservas deberían convertirla en la stablecoin más valiosa para la colaboración dentro del ecosistema.

Calificó al USDC como un «proyecto de bajo riesgo y baja innovación», y reconoció que sirve como capa base para una mayor innovación de otras stablecoins. Dijo:

“Nosotros y DAI somos la capa de innovación sobre USDC, como el banco descentralizado sería sobre un banco clásico.”

Las stablecoins Algo no funcionan

Aunque la stablecoin FRAX está parcialmente estabilizada algorítmicamente, Kazemian dice que las stablecoins puramente algorítmicas «simplemente no funcionan».

Las stablecoins algorítmicas, como Terra USD (UST), que se derrumbó de forma dramática en mayo, mantienen su vinculación a través de complicados algoritmos que ajustan la oferta en función de las condiciones del mercado en lugar de las garantías tradicionales.

“Para tener una stablecoin descentralizada on-chain necesita tener una garantía. No necesita estar sobrecolateralizada como Maker, pero necesita una garantía exógena.”

La espiral de la muerte en el ecosistema de Terra se hizo evidente cuando UST, que ahora se conoce como USTC, perdió su vinculación.

El protocolo comenzó a acuñar nuevos tokens LUNA para asegurar que hubiera suficientes tokens que respaldaran la stablecoin. La rápida acuñación hizo caer el precio de LUNA, ahora conocida como LUNC, lo que provocó una completa venta de tokens al por menor, condenando cualquier esperanza de revinculación.

En las semanas previas a la desvinculación de UST, el fundador de Terraform Labs, Do Kwon, declaró que su proyecto necesitaba respaldar fraccionadamente la stablecoin con diferentes formas de garantía, especialmente BTC.

“Al final, incluso Terra se dio cuenta de que su modelo no funcionaría», añadió Kazemian, «así que empezaron a comprar otros tokens.”

A finales de mayo, Terra había vendido casi todos sus USD 3,500 millones en BTC.

Terra derribó otros proyectos a su paso, incluyendo la también stablecoin DEI de Deus Finance, que tampoco ha conseguido volver a la paridad con el dólar en el momento de escribir este artículo.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Free website hits