Los temblores de la quiebra de FTX repercuten en la comunidad científica

Dado que Sam Bankman-Fried está involucrado en tantas empresas filantrópicas, las consecuencias del colapso de FTX podrían hacer que se realicen devoluciones de varias subvenciones e inversiones o que no se cumplan.

La caída del exchange de criptomonedas FTX parece haber empezado a afectar a los cientos de beneficiarios de subvenciones de diversas organizaciones filantrópicas respaldadas por el exchange. 

Durante la pandemia de COVID-19, el fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, se hizo conocido por respaldar una serie de causas destinadas a «las perspectivas de la humanidad a largo plazo».

Una de ellas fue la FTX Foundation y su FTX Future Fund, que se lanzó públicamente el 28 de febrero e informó el 30 de junio de que había concedido 262 subvenciones e inversiones por un total de USD 132 millones en proyectos, muchos de ellos relacionados con la preparación para la pandemia, entre otros objetivos científicos.

Sin embargo, el equipo directivo del Future Fund anunció su dimisión el 11 de noviembre en un post de grupo en el que se señalaba:

“Nos pesa decir que parece probable que haya muchas subvenciones comprometidas que el Future Fund no podrá cumplir.”

Según un informe del 14 de noviembre de Science.org, ha habido una serie de beneficiarios de subvenciones que ahora están preocupados por su futuro tras el colapso de FTX. El cofundador de SecureBio, Kevin Esvelt, sugirió que la empresa está buscando financiación de reserva de emergencia, declarando:

“No creemos que sea justo que nadie pierda su trabajo por una calamidad financiera totalmente ajena al excelente trabajo que se está realizando.”

Otros beneficiarios del dinero del Future Fund son la empresa de biotecnología Sherlock Biosciences, que recibió USD 2 millones para estudiar enfermedades infecciosas; la empresa de biotecnología HelixNano, que recibió USD 10 millones para la investigación de vacunas; SecureBio, que recibió USD 1.2 millones para desarrollar mejores defensas contra las pandemias; y Our World in Data, que recibió USD 7.5 millones para rastrear tendencias relevantes para las perspectivas de la humanidad a largo plazo.

Otra fundación financiada por Bankman-Fried, Building a Stronger Future, ha concedido el primer tramo de una subvención de USD 5 millones a la organización de investigación periodística sin ánimo de lucro ProPublica, y se prevé que se distribuirán más fondos en 2023 y 2024.

Según un correo electrónico compartido con la revista de negocios Fortune, los fondos restantes están en espera mientras Building a Stronger Future evalúa sus finanzas.

Mientras tanto, la abogada y miembro del grupo Effective Altruism, Molly Kovite, ha advertido en un post del 14 de noviembre que las organizaciones que recibieron dinero de una entidad de FTX en los 90 días anteriores a la presentación de la bancarrota de Capítulo 11, el 11 de noviembre, pueden incluso estar sujetas a una «devolución» y ser obligadas a devolver todo o parte del dinero.

Open Philanthropy, la fundación filantrópica a la que representa Kovite, compartió posteriormente en un post del 16 de noviembre que estaba buscando solicitudes de beneficiarios afectados por el colapso del Future Fund, y que evaluaría las solicitudes y proporcionaría financiación a su discreción.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Free website hits