Los terroristas están financiando sus horribles actos con criptomonedas, dice una funcionaria de la ONU

El efectivo y la hawala siguen siendo los «métodos predominantes de financiación del terrorismo», según una funcionaria de la ONU. Sin embargo, las organizaciones terroristas «avanzadas» están recurriendo a las criptomonedas.

Los grupos terroristas que han sido excluidos del «sistema financiero formal» han recurrido a las criptomonedas para financiar sus atroces actividades, según Svetlana Martynova, coordinadora de la lucha contra la financiación del terrorismo en las Naciones Unidas (ONU). 

La funcionaria de la ONU hizo estos comentarios durante un discurso en una «reunión especial» organizada por el Comité contra el Terrorismo (CTC) de la ONU en Nueva Delhi y Mumbai los días 28 y 29 de octubre, que se centró en la lucha contra el uso de «tecnologías nuevas y emergentes» con fines terroristas.

Martynova dijo que, aunque el dinero en efectivo y la hawala -un sistema tradicional de transferencia de dinero en los países árabes y el sur de Asia- han sido los «métodos predominantes» de financiación del terrorismo, «sabemos que los terroristas se adaptan a la evolución de las condiciones que les rodean y, a medida que las tecnologías evolucionan, ellos también se adaptan». 

Martynova señaló que entre estas tecnologías se encuentran las criptomonedas, que se han utilizado para «crear oportunidades de abuso», dijo, y añadió:

“Si están excluidos del sistema financiero formal y quieren comprar o invertir en algo con anonimato, y están lo suficientemente avanzados como para ello, es probable que abusen de las criptomonedas.”

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, también declaró que, si bien las tecnologías emergentes tienen un «potencial inigualable para mejorar las condiciones humanas en todas partes», el daño causado también se extiende mucho más allá de la financiación del terrorismo:

“Los terroristas y otras personas que plantean ideologías odiosas están abusando de las tecnologías nuevas y emergentes para difundir desinformación, fomentar la discordia, reclutar y radicalizar, movilizar recursos y ejecutar atentados.”

En cuanto a la forma en que la ONU planea manejar el tema a nivel internacional, Martynova dijo que el principal desafío es conseguir que los estados nacionales se sumen a su regulación.

«Tenemos normas globales muy claras del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU», dijo.

Sin embargo, Martynova añadió que muy pocos países han empezado a trabajar en la regulación, y menos aún están «aplicando con éxito esa regulación» para disuadir a los actores no estatales malintencionados.

Se están haciendo esfuerzos a nivel estatal; el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos es el que más ha sancionado al mezclador de criptomonedas Tornado Cash por problemas de lavado de dinero y ciberdelincuencia. 

En los últimos años también han surgido una serie de empresas forenses basadas en blockchain, como Chainalysis y Elliptic, que se encargan de localizar a los ciberdelincuentes e informar de sus actividades a los gobiernos, lo que ha contribuido a eliminar el mito de que las criptomonedas son un refugio para los delincuentes.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Free website hits