Según el CEO de Coinbase, la falta de claridad de la normativa en EEUU hizo que el 95% de la actividad comercial se trasladara a otros países

Los reguladores estadounidenses están investigando actualmente a FTX.US, Coinbase y Binance tras el colapso del exchange de criptomonedas global FTX.

El CEO de Coinbase, Brian Armstrong, no se mostró muy contento con la noticia de que los reguladores de Estados Unidos están investigando a FTX.US junto con Coinbase y Binance.US a raíz de la crisis de FTX.

Armstrong dijo que la acción de control contra las empresas con sede en Estados Unidos por las irregularidades cometidas por un exchange de criptomonedas en el extranjero que caen fuera de las jurisdicciones de los reguladores estadounidenses no tiene sentido.

Los comentarios de Armstrong se produjeron en respuesta a la petición de la senadora Elizabeth Warren de «medidas de control agresivas» tras la crisis de las FTX. El CEO de Coinbase culpó a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de la falta de claridad regulatoria en Estados Unidos, lo que, en su opinión, hizo que el 95% de la actividad comercial con criptomonedas se trasladara a exchanges extranjeros.

El CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, que actualmente se encuentra inmerso en un litigio sobre valores con la SEC, citó el ejemplo de Singapur. Dijo que las empresas no tienen ninguna orientación sobre cómo cumplir en Estados Unidos, mientras que en Singapur hay un marco claro de licencias y economía fiscal, lo que facilita mucho el cumplimiento normativo.

El colapso del tercer exchange de criptomonedas más grande del mundo finalmente atrajo la atención de los organismos reguladores de Estados Unidos. Según una noticia reciente, el Departamento de Justicia (DoJ) y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de Estados Unidos están investigando la filial estadounidense del exchange.

Según la noticia, los reguladores están investigando si algunos de los productos de préstamo de criptomonedas de FTX pueden considerarse valores. Además, los reguladores también están examinando sus vínculos con la empresa matriz con sede en las Bahamas.

Hasta no hace mucho FTX era uno de los mayores exchanges de criptomonedas con millones de clientes en todo el mundo. El exchange ha recaudado miles de millones en múltiples rondas de financiación hasta enero de 2022. Incluso en el punto álgido del contagio de las criptomonedas en el segundo trimestre, FTX parecía indemne e incluso rescató a muchas empresas de préstamos.

Sin embargo, a día de hoy, el acuerdo con Binance se cayó en menos de 48 horas tras el anuncio. Hay nuevas acusaciones de mala gestión de los fondos de los usuarios y de utilizar su propio token nativo, FTX Token (FTT), como garantía. La crisis de liquidez es tan grave que, según se informa, SBF ha pedido a los inversores USD 8,000 millones en financiación de emergencia.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Free website hits